Reflexiones

Estén preparados y vigilando, porque no saben cuando llegará ese momento” (Mc  13,33-37)

         (Domingo I del Tiempo de Adviento)

Hoy comenzamos un nuevo tiempo litúrgico, el adviento en el cuál resalta una palabra en particular “Vigilad”, es decir, estar muy atento y preparado a la llegada del Señor.

Recordamos algunos signos externos presentes en la liturgia que nos ayudan a entrar en Adviento ; iniciamos este nuevo tiempo leyendo el Evangelio de San Marcos; haremos la bendición de la corona ,la cual  nos permitirá cada domingo avanza encendiendo un cirio distinto en cada celebración dominical; el color litúrgico será el de color morado, dejaremos de cantar el himno del gloria para ser cantado el día de navidad , con la excepción del día 08 de Diciembre en el que celebraremos la Inmaculada Concepción de la Virgen María; nuestros templos tendrán un arreglo más sobrio como signo de un tiempo de preparación-oración- vigilancia.

El Evangelio de hoy nos invita a estar preparado, vigilantes para la llegada del Señor, hoy para nosotros estas palabras deben resonar de una manera distinta en nuestros corazones, vivimos tiempo de dificultad en distintos ámbitos de nuestra existencia; crisis social, crisis eclesial, crisis climática, crisis sanitaria, pareciera un panorama muy pésimo para hablar de esperanza en estos tiempos, aún más, hasta podríamos entender la depresión que muchas personas sufren en estos días, se nos hace difícil  como cristianos el proclamar por todos los lugares la esperanza y la buena notica de Jesucristo en este contexto de situaciones.

El cristiano tiene puesta su esperanza en el Señor, este tiempo de adviento es un espacio que nos regala la iglesia para renovar nuestra confianza en  nuestro Padre- Dios, cuando todo se ve adverso y contradictorio, cuando pareciera que todo avanza inexorablemente al fracaso y con ello al triunfo del mal, volvemos nuestra mirada al Señor de la vida que nos invita a la esperanza, el cristiano nunca debe dejar de confiar que su Dios es un Dios de fidelidad, lo que él nos ha prometido no es una palabra muerta, sino una palabra que nos da vida y vida en abundancia, hoy más que nunca todos cristiano está invitado a ser valiente y a vivir con el estilo de Jesucristo que colgado en la cruz sigue confiando en su Padre, es un tiempo para intensificar nuestra vida de oración, vivir en un espíritu solidario, y dar testimonio de nuestra esperanza.

El tiempo de adviento avanzará en estas cuatro semanas abordando distintos temas a partir de los evangelios, los cuáles nos invitarán, a ejemplo de los personajes bíblicos a tener algunas actitudes en este tiempo que nos toca vivir, hoy la llamada es la vigilancia, estar cada uno de nosotros actuando de buena manera en la misión que se nos ha entregado, siendo buenos cristianos que buscan llegar al caído y no se tranquilizan sabiendo que hay un hermano que la está pasando mal. Sigamos rezando unos por otros, esperando que en este tiempo de adviento podamos vivir con la confianza de sabernos amados por este Padre bueno que siempre camina junto s sus hijos.

Con esperanza

P. Cristian Avendaño Becerra

Capellán Colegio Integrado de Talca

  


Novena del Carmen