Reflexiones

“Como el Padre me ama a mí, así los amo yo a ustedes” (Jn 15, 9-17)

 VI Domingo del Tiempo de Pascua

        

Continuamos reflexionando en este tiempo Pascual con el evangelio según San Juan, hoy nos encontramos en el discurso de Jesús estando en la última cena con sus apóstoles, una vez concluido el hermoso gesto del lavado de los pies.

Se inicia este trozo del evangelio con una constatación de Jesús a sus discípulos “Como el Padre me amó , yo también los he amado a ustedes”( (v.v 9), Jesús establece las bases de su acción entre nosotros , su misión se inicia con una experiencia de amor , él ha sido amado por su Padre , por tanto , es una experiencia fundante , lo que origina y le da sentido a toda su existencia , el amor es el eje de su misión , no podría compadecerse realmente por el que sufre sin haber tenido en sí mismo una experiencia de amor verdadero y desinteresado , es precisamente ese amor el que lo anima amar al hombre de esa manera , sin condiciones y con una libertad que lo lleva a sobrepasar todas las situaciones que experimento en su vida terrenal .

A partir de lo anterior nos preguntamos si nuestra vida de Fe se basa en esta experiencia de ser amado por el Señor, si para el mismo Jesús es una experiencia fundante, aún más para nosotros , todo cristiano debe comenzar con esta certeza en su vida “ Dios me ama” y ese amor no tiene límites y condiciones , sólo de esta manera seremos libres para amar y actuar en la misión a la cual hemos sido invitados , el sentirse amado nos hace ser más creativos , sin temores a las equivocaciones , ser valientes para comenzar nuevos caminos de evangelización y sentirnos con un mensaje de salvación para todos nuestros hermanos.

“Permanecer en mi amor”,(v.v.9) Jesús nos orienta en torno a la permanencia, nos indica que cumplir los mandamientos nos permitirá estar siempre cerca de él , esta permanencia no como una obligación sumisa y sin preguntas , sino más bien , un cumplir los mandamientos para mantener una vida con dirección clara y valores que nacen del mismo evangelio, Jesús no nos habla de una teoría a la cual debemos adherirnos , sino nos comparte su propia experiencia de vida  “como yo he guardado los mandamientos de mi Padre”(v.v 10), el mismo hace experiencia de vivir los mandamientos de su Padre y permanece en su amor.

Lo anterior nos lleva a pensar que el cumplimiento de los mandamiento es un tema de amor y no de obligación , Jesús nos enseña con su ejemplo de vida , es ahí una clave para nuestra vida de Fe , al querer evangelizar a otros , no hay nada más potente que nos vean convencidos de lo que decimos , y eso se logra con un cambio de vida , nadie puede entregar a otro lo que no tiene, el que habla de Dios a los demás lo hace porque él le ha cambiado su vida para bien , y esa experiencia y transformación desea que otro también puedan experimentarla.

Por último el evangelio nos habla de amarnos unos a otros, ahí está la clave de la permanencia, la alegría del corazón, el sentirnos que Dios nos amó primero  y nos eligió a cada uno de nosotros tratándonos ya no de siervos, sino de amigos, siendo él nuestro mejor amigo que dio su vida para nuestra salvación y con esa vida entregada por amor nos indicó el sendero que todo hijo de Dios debe transitar para su salvación.

Recemos unos por otros, especialmente por todos los que hoy sufren y se sienten cansados y agobiados.

Con esperanza

P. Cristian Avendaño Becerra

Capellán Colegio Integrado de Talca

  


Novena del Carmen