Confianza y Valor en la Persecución

Confianza y Valor en la Persecución

19 de Junio de 2020


Reflexión Domingo   21 de junio

El texto de Mateo nos sitúa en un contexto misionero, todo el capítulo 10 está centrado en el llamado  de los 12 apóstoles; en el envío de los primeros misioneros; y las dificultades que enfrentarán.

El relato  invita a realizar una reflexión en torno a las persecuciones  que vivirán estos misioneros. El texto menciona tres veces la expresión “No teman”, (10, 26.28.31) se usa frecuentemente en el antiguo testamento para asegurar la ayuda divina.  Is 41,10 “No temas, que contigo estoy yo”; 41, 13 “…Soy yo quien te digo: No temas yo te ayudo”; 43,1 “…No temas que yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre, Tú eres mío”

                 Esta palabra se dirige a los discípulos para que superen el miedo que experimentaran producto de las persecuciones.

A partir de lo anterior es bueno que cada uno de nosotros pueda reflexionar en cuanto a su ser misionero; ¿Nos sentimos misioneros en nuestra vida? ; ¿Siento una responsabilidad por haber recibido los Sacramentos de iniciación cristiana?; ¿El evangelio interpela mi vida hoy?, recordamos que del momento de ser bautizados, y aún más, al recibir el Sacramento de la Confirmación estamos llamados a vivir la misma misión de Jesucristo con nuestros hermanos, anunciar la buena nueva en  todos los lugares que experimentemos nuestra vida. (Familia – Trabajo – Amigos…)

Sin duda, igual que los discípulos de Jesús hemos iniciado nuestra misión con ánimo, entusiasmo, con mucho deseo de transmitir el amor de Dios a todas las personas, pero al avanzar nos vamos encontrando con distintas dificultades; algunas pequeñas y otras difíciles de superar, nos puede invadir la incertidumbre y el miedo, igual que los discípulos, pensando si realmente vale la pena seguir en una realidad que no favorece el anuncio de la buena noticia.

 INVITACIONES PARA AVIVAR NUESTRA FE

El primer mensaje es que el anuncio del evangelio no puede silenciarse, el miedo no puede vencernos para que esta verdad se diga en todos los lugares, no podemos acomodar la palabra de Dios a situaciones de privilegio, en todos los lugares estamos invitados anunciar esa palabra, cuando estamos en la iglesia y cuando no estamos físicamente en ella, hoy diríamos en el lugar que nos encontramos, ese es nuestro contexto misionero, ahí estoy llamado anunciar al Señor.

Jesús ha venido para anunciar las cosas que estaban ocultas, para que todos puedan conocer la verdad del Padre. “Yo soy el camino la verdad y la Vida”

La segunda invitación es a la confianza que los discípulos deben tener en Dios, el texto habla acerca del cuidado que el Padre tiene por toda su creación y aún más por sus hijos, es decir, por ser hijos debemos tener la certeza que el Padre no nos abandona  en todos los momentos de nuestra vida, especialmente en esos días en que no tengamos ánimo de seguir adelante con la misión. 

La tercera invitación es a ser fieles a la misión que se nos ha encomendado, no desistir, ni tener miedo, si el Señor nos ha invitado a esta misión, él nos entregará las herramientas necesarias para cumplir la tarea encomendada, para que así cuando volvamos a la casa del Padre, podamos presentar delante de él todo lo que hemos cumplido aquí en la tierra.

Pidamos al Señor y a nuestra querida Madre por el Don de la fidelidad, que siempre vivamos como hijos que buscan estar cerca de su Padre.

Con Esperanza

                                                                              P. Cristian Avendaño B

                                                              Capellán Colegio Integrado de Talca 

Sobre el autor

CIT administrator