Novena del Espíritu Santo Séptimo Día

Novena del Espíritu Santo Séptimo Día

28 de Mayo de 2020


¡Ven, Espíritu de Santidad!

“…pero han sido lavados, han sido santificados, han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios”.  (1 Cor 6,11)

Consideraciones

La Obra del Salvador aún está incompleta; las puertas del cielo han sido abiertas de una vez para siempre, pero es preciso entrar y eso requiere participación personal, santidad.

El Espíritu irrumpe en el mundo para completar la Obra del Verbo encarnado: para perdonar y revelar la verdad haciéndola vida.  La sangre redentora debe caer gota a gota en cada uno de sus hijos.  La vida debe surgir, tomar forma y dar fruto abundante.  El rostro del Unigénito ha de manifestarse en cada miembro de su Cuerpo; debe impregnar la historia de la humanidad. Es el Espíritu de Dios quien obra en todos, justificando, santificando y dando, con sus dones, la fecundidad.

Reflexión

¿No has sentido ansias de ser santificado, de vivir una nueva vida en la luz de Dios? ¿No anhelas experimentar verdadera fecundidad, encontrándole sentido a todo lo que haces y palpando que tu afán no es inútil, sino que te proyecta hacia una vida feliz, que no tiene término? ¿No sientes que tu lucha por la santidad es áspera y difícil, si no tienes una fuerza superior que te impulse en cada circunstancia?

Súplica

Padre misericordioso:

Por tu Espíritu viniste a habitar en María, haciéndola tu morada. En ella diste un cuerpo a Cristo para ser el Templo nuevo y definitivo de tus adoradores. ¿Ven a morar también en nosotros por tu Espíritu para que nuestros cuerpos sean santuarios vivos, santificados por tu presencia!

Te lo pedimos por Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén

Sobre el autor

CIT administrator