Ustedes Tienen que Renacer de lo Alto” (Juan 3,1-21)

Ustedes Tienen que Renacer de lo Alto” (Juan 3,1-21)

22 de Abril de 2020


Nicodemo era miembro del Sanedrín, su misión era vigilar la doctrina impartida a sus contemporáneos en su distrito.  Nicodemo, se siente atraído por las obras que Jesús hace, quiere acercarse a Jesús pero no quiere que se sepa, irá a  encontrarse con Jesús de noche. Se puede calificar a Nicodemo dentro de los discípulos vergonzantes, aquellos que sienten simpatía por Jesús pero que no quieren que se sepa públicamente.  Lo que motiva a Nicodemo para ir al encuentro con Jesús son las obras que Jesús hace, sin embargo Jesús le invita a ir más allá, no son sus obras lo más importante sino su propia persona; Nicodemo debe dar un paso en la fe, creerle a Jesús y creer en Jesús. Solo así podrá comprender lo que significa nacer del agua y del Espíritu. 

La insistencia de Jesús sobre la necesidad de renacer de lo alto es para enseñar que aquel que lo acoge y lo acepta en su vida, ya no vuelve a ser el mismo, porque se ha dejado transformar interiormente y ha permitido que el Espíritu lo conduzca  por los caminos de Dios.

Creer en Jesús y creerle a Jesús es reconocerlo en su humanidad y en su divinidad, es creer que la cruz es fuente de vida y salvación. La entrega de Jesús en la cruz es la expresión máxima del amor de Dios por la humanidad, “tanto amó Dios al mundo, que entregó su Hijo único…” en ese tanto amó reconocemos la voluntad de vida que Dios tiene por la humanidad, Dios quiere que el ser humano tenga vida eterna; Dios quiere la salvación, por eso envió a su Hijo no para condenar el mundo sino para salvarlo.  Solo el ser humano puede auto-condenarse al rechazar esta salvación y este deseo de vida que tiene Dios para él.

Acoger la salvación es acoger la luz que nos ha llegado por Jesucristo, esa luz que ilumina la vida y que hace caminar en la verdad y construir la vida desde el amor.  En cambio el que rechaza la luz, camina en las tinieblas. La diferencia entre vivir en la luz o en las tinieblas está en que el que camina en la luz no tiene nada que ocultar, su vida es transparente y verdadera, en cambio el que camina en las tinieblas huye de la luz porque no quiere que se vea que sus obras no son buenas, que sus intenciones no son las más justas, que se oculta ante la verdad de lo que es.

Podemos mirar nuestra vida y preguntarnos:

¿Soy un cristiano vergonzante como Nicodemo que no me atrevo a manifestar públicamente mi vida cristiana?

¿En mi vida busco la luz? O ¿prefiero vivir en las tinieblas?

Sobre el autor

CIT administrator